lunes, 9 de marzo de 2015

El "entre tanto"

Hace no tanto tiempo vivía en un "entre tanto" contínuo, en listas de espera para todo que parecía que nunca se avanzaba, por aquel entonces el "entre tanto" era angustiante para mí, me parecía que no podía hacer nada por cumplir mi sueño de ser madre, sólo leía a las demás en sus andanzas de tratamiento en tratamiento y las envidiaba en la distancia.

Ahora todo ha cambiado mucho. Ahora sé que es "estar en el ajo", sé que es que tu vida y tu día a día gire en torno a un tratamiento de fertilidad, conozco esa angustia de ir preocupandote por cada paso que se dá, conozco esas visitas día sí día no a la clínica, conozco esa sensación de falta de intimidad, sé que es vencer al pudor, sé que es tener la tripa llena de moratones, el no encontrar una zona de la tripa que no esté ya dolorida de los pinchazos anteriores, conozco la preocupación constante por los números, el número de folículos, lo que miden, el número de milímetros que va alcanzando el endometrio; conozco esa forma de descontar los días en base a la punción, en mirar el reloj constantemente estando pendiente de la hora de inyección, conozco esa sensación de sentir tu cuerpo maltratado, de sentirse impedida para hacer lo que haces normalmente, ese dolor de tener los ovarios de un tamaño enorme repleto de foliculos que incluso te impide ir al baño a hacer pis; conozco esas discusiones por tonterías, esos nervios a flor de piel y esa crispación constante debido al estrés, en el que discutes hasta con tu sombra; conozco esa ansiedad esperando esa llamada del laboratorio, esa falta de aire al descolgar el teléfono, conozco esa forma de vivir en un miedo constante.

Conozco lo que es estar en tratamiento, y no, no me gusta.

Sé que es la forma que tengo de conseguir un hijo biólogico, sé que lo hago porque quiero, sé que lo hago porque lo necesito, porque a día de hoy me duele más no tener un hijo que pasar por estos tratamientos.

Pero ahora, es cuando valoro el "entre tanto", ese "entre tanto" de tratamiento en tratamiento, cuando recuperas tu vida normal, cuando tu cuerpo empieza a volver a la normalidad, cuando en tu rutina no hay marcada ninguna hora de inyección, cuando el estrés se aparta a un lado. Cuando sabes que tienes un tiempo hasta volver a la incertidumbre de un tratamiento.

En mi casa han vuelto las risas, las bromas, las burlas, el tirarse al suelo a jugar con nuestro perro, en meternos juntos en la cocina a hacer bizcochos, han vuelto las palmadas en el culo sin aviso, las carreras por entrar en el coche y cerrarlo y dejar al otro fuera, los bailes y la música fuerte, han vuelto los empujones y lanzamientos al sofá y las cosquillas en la cama. En mi casa ha vuelto la loca normalidad que la caracteriza. ¡¡Y qué gusto da!!

Ahora soy fan del "entre tanto" y lo disfruto como  jamás pensé que lo haría. Ahora el "entre tanto" es la mejor parte de la infertilidad.





Por cierto, hoy mientras estaba en el trabajo me han llamado de la clínica, yo estaba en ese momento ocupada y ni me he enterado, he visto después la llamada perdida y casi colapso del susto pensando en que a mis peques les había pasado algo (que agorera soy coño), luego he visto que tenía un whatsapp de mi marido: "han vitrificado un embrión más". Y corriendo lo he llamado para que me contara en directo la buena nueva.

Asi que se nos une otro minipinguino más al grupo, 4 blastos de 5 embriones fecundados en esta fiv es una felicidad absoluta. En total tenemos sixtillizos contando los dos que teníamos de la fiv anterior!!

El último en unirse, ha tardado más en tomarse el colacao y ha llegado tarde a la guardería

21 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada!! Sobretodo el último párrafo y la foto. Me alegro muchísimo de verte tan contenta!!! Besazos championa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habia leido champiñona!! Jajaja gracias clara!!

      Eliminar
  2. Pues si, estoy contigo, hay que disfrutar de esos momentos entre tratamientos... Y te lo digo yo, jaja! Que estoy en un "entre tanto" y en vez de de aprovecharlo lo que estoy haciendo es llenarme de ansiedades... A ver si me aplico el cuento! Por cierto, enhorabuena por ese pequeñín que se ha unido al grupo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora respiro tranquila cuando acaba, es un gustazo volver a la normalidad.

      Gracias

      Eliminar
  3. Disfrutalos son aguas en calma y más con tan buenas buenisimas noticias!

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  4. Disfrutalos son aguas en calma y más con tan buenas buenisimas noticias!

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  5. Di q si! Hay q disfrutar cada momento!! Nos merecemos un respiro!
    Y q bien q tu pingu se haya unido al resto! Me alegro mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahogadas vamos a terminar.

      Gracias corason.

      Eliminar
  6. Ohhhhhh, lo del colacao me encanta :D
    Qué bonito esto de no perde a la razón de ser de la lucha: la persona que tenemos al lado!

    ResponderEliminar
  7. Jajaj, genial el momento colacao de tu pingüinito remolón!!! A disfrutar de ese entre tanto!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Bea!! Me alegro mucho que recuperéis esas pequeñas cosas que nos hacen felices y parece q en tratamiento quedan entre paréntesis! Me alegro por esos pinguis ! Y espero que en la próxima transfer quedem con vosotros! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marti!! Y ojala decida quedarse alguno :)

      Eliminar
  10. Bea !! me alegro mucho que puedas recuperarte en estos entre tantos!! no sé a ti pero a mi al principio cuando no me tengo que medicar, no tengo que ir al médico me siento como perdida! como sin citas en mis calendarios , como sin tener nada que esperar... y me cuesta horrores comenzar a vivir mi vida. Pero me ha encantado leer como ahora eres capaz de disfrutar de tu pareja, esas carreras al coche, esas palmadas en el culete... qué monos sois!

    Y ahora encima un nuevo pinguinto se une a vosotros! esto es lo mas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va Meri, yo siento un alivio enorme. Tengo q hacer 200 km en coche cada dos dias y la ultima semana cada dia. Es un coñazo, asi que para mi es un alivio absoluto.

      Eliminar
  11. Hola! Hay que intentar disfrutar en los "entre tanto". Nos lo merecemos. Pasar por todo esto no es moco de pavo. Pone patas arriba nuestras vidas. Nuestras emociones. Volver a reírse, a gastar bromas, a no sentir dolor físico ni hinchazón, en definitiva, volver a ser nosotras mismas es magnífico y necesario para cargar las pilas. Para hacernos más fuertes. Para prepararnos para la siguiente batalla.

    Os deseo muchísima suerte con esos pingüinitos tan majos!!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, volver a ser una misma, algo que la infertilidad hace que dejes a un lado porque saca lo peor de ti.

      Gracias ines!

      Eliminar
  12. Qué bonito lo que cuentas y qué verdad más grande. Una de las peores cosas que recuerdo de los tratamientos de fertilidad son las enormes discusiones con mi marido. Se lo hice pasar tan mal al pobre..., durante tres años fui "la niña del exorcista" .

    ResponderEliminar